miércoles, 9 de junio de 2010

martes, 8 de junio de 2010

El darwinismo social

El crecimiento de un gran negocio es simplemente la supervivencia del más apto... La rosa American Beauty sólo puede alcanzar el máximo de su hermosura y el perfume que nos encantan, si sacrificamos otros capullos que crecen en su alrededor. Esto no es una tendencia malsana del mundo de los negocios. (…)

Aquél dispuesto a sacrificar su vida, antes que traicionar a sus camaradas, muy rara vez dejaría descendencia que heredase su noble disposición. Así pues, parece casi imposible que el número de los dotados con tales virtudes se incrementase por selección natural, es decir, por la supervivencia de los mejor adaptados.”
Herbert Spencer

Colabora: expresa tu razón: cooperación versus competencia

El siguiente video es un ejemplo de cooperación.

"Atrévete a pensar" Temas para el diálogo: "Altruismo y selección natural"

¿La cooperación: una forma de competencia?

¿Cómo explicar todos estos casos de cooperación y ayuda mutua que se dan en el reino animal bajo el modelo de la competición individual, de la “lucha individual por la supervivencia? La mayoría de los evolucionistas han resuelto el dilema considerando a la cooperación como una estrategia más de competición, a la que podríamos bautizar como “la unión hace la fuerza”. Para algunos, esto podría significar que la selección no solamente actuaría a nivel del individuo sino también a nivel de grupo, por lo que los miembros de un grupo cooperarían entre sí para competir con otros grupos. Pero la mayoría de los evolucionistas actuales no creen que exista tal selección de grupo, sino que en el fondo del asunto el juego se reduce siempre a la selección que opera a nivel de individuo, e hilando más fino, a nivel de sus genes. ¿Cómo, entonces, se explican, por ejemplo, los casos de altruismo, es decir, de acciones que significan un coste para el individuo a cambio de un beneficio para otro? Básicamente, si ayudo a un pariente ayudo a la supervivencia y reproducción de un gran porcentaje de mis mismos genes. Esto se ha denominado altruismo por parentesco. Si además, ayudo a un individuo no emparentado éste debe ser alguien con el que mantengo suficientes interacciones como para poder realizar un intercambio de favores a corto plazo, lo que recibe el nombre de mutualismo, o a largo plazo, el altruismo recíproco. Este último es una forma de ayuda mucho más compleja que el mutualismo, ya que se precisa la suficiente memoria para poder recordar tanto al que te ha hecho un favor como al que se lo has hecho, dando como resultado un complejo juego de interacciones y relaciones entre los miembros de un grupo.